Cerraduras

En Hago de Todo tenemos repuestos para todos los trabajos que nos puedan surgir. Uno de ellos son los cambios de cerraduras. Existen varios miles de referencias distintas y nosotros, tenemos solución para todas. Además de cerraduras de puertas normales, también tenemos cerraduras de puertas blindadas, acorazadas, de hierro o para puertas de aluminio.

cerraduras

¿Qué son las cerraduras? 

Las cerraduras son el elemento de la puerta que permite anclar firmemente la hoja al marco de la entrada. Tipos hay muchos, algunos muy sencillos y otros con una altísima complejidad. Hoy en día también están apareciendo las cerraduras electrónicas. 

Un elemento que confundimos fácilmente con la cerradura es el bombillo, es el cilindro en el cual se inserta la llave y acciona el mecanismo de la cerradura. Muchos problemas se solucionan al cambiarlo, ya que es la parte que más se deteriora por el uso. 

Todas las cerraduras de nuestros almacenes son de primeras marcas. Nosotros solo trabajamos con materiales de primera calidad. Gracias a las más de tres décadas que tenemos de experiencia, sabemos que repuesto utilizar en el caso correcto. Nuestros precios son asequibles para todos los bolsillos. Tenemos un buen volumen de trabajo lo que nos permite tener semejante oferta.

Cerraduras Para Puertas Blindadas

Todas las puertas blindadas no utilizan la misma cerradura. Existen varios modelos:

  • Cerraduras de embutir: Son aquellas que encontramos en el interior del panel de la puerta. Éstas pueden tener entre uno y cinco puntos de anclaje. Se puede mejorar su seguridad instalando un buen cilindro. Las marcas más habituales son Tesa, Ezcurra, Mcm y Azbe. También se pueden encontrar de otras marcas.
  • Cerraduras de solapa o de Superficie: Las encontramos instaladas sobre el panel de la puerta. Existen multitud de modelos de cerraduras de superficie. Solían utilizarse antiguamente y al igual que las de embutir, las encontramos de uno a cinco puntos de anclaje.
  • Cerrojo de seguridad: Hoy en día, podemos encontrar una segunda cerradura en casi todas las puertas. Esto es lo que los cerrajeros también llaman cerrojos de seguridad. Son estupendos dispositivos para evitar robos u ocupas.

Cierres Para Puertas Acorazadas

Las cerraduras para puertas acorazadas son algo más costosas que el resto de cerraduras. Esto se debe a que también son mucho más seguras. Además de ser totalmente comparables con cierres de cajas fuertes también tienen una buena relación calidad precio.

A todas las puertas acorazadas, en fábrica se les instala una cerradura. Para lo próspero, por pérdida de llaves o averías, solo se podrá instalar el mismo modelo que el fabricante. También hay que añadir que son cerraduras que rara vez se rompen.

Cerraduras invisibles

Las cerraduras invisibles es uno de los últimos gritos en tecnología. No existe ningún agujero en la puerta. Tampoco hay ningún mecanismo exterior por el que maniobrar. Son totalmente electrónicas, se instalan en el lado interior de la puerta y funcionan con mando a distancia.

Para que la eficacia de estos dispositivos sea satisfactoria, es de mayor necesidad una correcta y estricta instalación. La seguridad que esta otorgue será en relación con la tornillería que se utilice. Si utilizamos tornillos de mala calidad, además de una pésima instalación tendremos una cerradura que no da seguridad. En cambio, utilizando buenos tornillos de acero e incluso tirafondos si la puerta lo permite, conseguiremos el mejor dispositivo de cierre que se ha inventado hasta hoy.

Dispositivos de Seguridad

Todas las puertas que funcionan de forma menos habitual, también cuentan con cerraduras o en su caso, dispositivos de seguridad. Existen diversos modelos, en distintos materiales. Los más recomendados son los dispositivos a suelo.

Para todo tipo de puertas corredera también existen cerraduras. Muy parecidas a las cerraduras de puertas blindadas. Éstas extraen un gancho el interior que encaja la puerta con fuerza en el marco. También se puede aumentar su seguridad utilizando un buen cilindro.

Cerraduras electrónicas

A día de hoy, totalmente programables. Se pueden instalar con cámara de vigilancia o mirilla electrónica, combinación digital numérica e incluso para dispositivos móviles. Son algo más difíciles de burlar puesto que se necesitan ciertos conocimientos de electrónica además de herramienta adecuada.

Problemas 

 Pérdida de llaves, el más frecuente sin dudas. Si la llave no está por detrás y no está echada, podemos abrir con una tarjeta. Es la forma menos costosa y que no implica cambiar ningún elemento. Sin embargo no siempre funciona. A veces la hoja está muy pegada al marco e impide que podamos deslizar la tarjeta. En otras ocasiones hay un elemento de seguridad; el anti-tarjetas. 

En caso de que no podamos abrir con la mica, utilizaremos un método más duro. Atacar al bombillo, en esta operación se pierde ese elemento y posiblemente el escudo que lo protege. Después de abrir procederemos si el cliente lo desea a sustituir  el bombillo dañado por uno nuevo. También el escudo si estuviera dañado. 

En raras ocasiones la cerradura estará rota. En este caso no queda más remedio que cambiarla (se puede prever cuando durante meses se nota que al echar o abrir la llave, cuesta más de lo normal). Suele ser debido a que los mecanismos internos de la cerradura están fallando poco a poco.)

Las cerraduras de las puertas blindadas son más complejas, abrir una puerta cuando está cerrada con llave implica muchas veces dañar la cerradura, también es una apertura más larga y costosa. Lleva asociado un gasto de material por parte del cerrajero, y una reparación que del tablero exterior. 

La dificultad para abrir una puerta está muy correlacionada con la seguridad de la misma. 

Cierres más comunes

Cerraduras de un solo punto, ofrecen poca seguridad, dejan margen para hacer palanca, son económicas. Muy recomendables para puertas de jardín o de algún almacén sin cosas de valor. 

Cerraduras de 3 puntos, son las más comunes en las viviendas. Ofrecen un nivel de seguridad aceptable, sobre todo si el bombillo y el escudo son de buena calidad. 

Cerraduras de seguridad, suelen llevarlas las puertas acorazadas, presentan múltiples anclajes, un mecanismo más complejo y difícil de manipular. 

Cerraduras de sobreponer, como su nombre indica se ponen por detrás de la puerta ancladas a ella, el nivel de seguridad es variable, aunque por regla general son más difíciles de manipular que las empotradas de su mismo número de anclajes. 

Cerrojos, es el típico FAC, ofrece una muy buena seguridad si es antitaladro, antibumping y antifractura y el precio es muy competitivo, yo los recomiendo si desea darle una mayor seguridad a su puerta sin cambiar la cerradura, la mayoría de ladrones no intentan entrar donde está puesto un cerrojo, perderían mucho tiempo para abrirlo.

Bombillo y escudo

Bombillo, es donde introducimos la llave, que al girarla acciona el mecanismo de la cerradura. De él me centraré en su nivel de seguridad, desde los de plástico de los bazares ( el de 3 euros…), mi consejo es conseguir un bombillo con las siguientes características: antibumping, antirrotura y antitaladro. Y lo acompañaremos de un escudo de buena calidad. 

Escudo, protege al bombillo de las manipulaciones, yo recomiendo uno cerrado  y acorazado, no es muy caro, pero se complementa muy bien con un bombillo de calidad.